ROSANNY

Soy Rosanny Moreno y esto es lo que te quiero decir acerca de mi vida: A la edad de 7 años empecé a asistir a la iglesia con mi abuela y una tía de mi mama. Ahora que tengo 27 años podía decir que era una “experta” en el lenguaje cristiano, versículos de la Biblia los sabia de memoria y en términos generales me consideraba una creyente que poco a poco se fue involucrando al ministerio de la alabanza en el país donde crecí (Venezuela).

PERO había un problema. Desde hacía mas de 8 años comenzó mi adicción hacia la pornografía, masturbación, lujuria, mentira, deseos suicidas, orgullo y por ultimo, algo que no quería aceptar pero estaba pasando en mi vida lesbianismo. Yo estaba inmersa en un profundo pecado sexual, había asistido a consejería anteriormente pero no confesaba lo que estaba pasando, también asistí por 2 años consecutivos a terapia con psicólogo y no logré avanzar. No podía dormir bien por las noches, sentía miedo de ser descubierta por lo que estaba haciendo, tenia muchisimo miedo de ser avergonzada delante de la congregación y que saliera a la luz mi pecado de una forma publica. Debido a ello me convertí en una persona orgullosa, que juzgaba a las personas por sus pecados y no veía el pecado tan grande que yo misma estaba cometiendo.

Antes de iniciar este curso yo vivía con unos amigos cristianos muy queridos y fueron ellos los que me confrontaron con esta verdad “¿Tienes alguna preferencia por las mujeres?” inmediatamente lo negué y dije que NO, incluso me ofendí por lo que me estaban diciendo. Pero esa conversación por la noche fue la que empezó a cambiar el rumbo de mi vida. Fui a consejería en la iglesia donde asisto actualmente en Miami y por medio de la pastora que esta siendo mi mentora en este momento me habló acerca de Libres en Cristo, ella me dijo que hiciera este curso por Internet. Al iniciar este curso vi que eran 60 días y de una vez pensé “no creo que lo logre terminar”, no creo poder salir de este pecado tan grande que he estado haciendo por algún tiempo y que me avergüenza y me asfixia a la vez.

Pero decidí creerle a Dios por mi restauración, entregué todo mi ser, mi mente, mi corazón, mi alma, mis sentimientos, mis luchas, mis debilidades, mis decisiones, mis pensamientos. Lo entregué todo, dia a dia con cada lección Dios iba transformando mi mente. Por primera vez en mi vida experimenté un arrepentimiento genuino y sincero, un arrepentimiento que me conllevó a sentir dolor, a sentir una tristeza profunda por haber hecho lo malo delante de Dios. Por haber pecado primeramente en contra de Él, porque entendí que mi cuerpo le pertencía a Él y soy morada de su Espiritu Santo que está en mi.

Estos 60 dias me llevaron a conocer al Dios que perdona multitud de faltas y que es el Dios de las oportunidades. Mis pensamientos de pecado han sido cambiados por pensamientos sanos, puros que unicamente la Palabra de Dios es quien puede hacer esa labor, no mas pornografia, no mas masturbación, no mas mentiras. Entendí que debemos confesar y no ocultar nada, que debemos sacar todo a la luz por mas pequeño que sea el pensamiento o la tentación porque al momento de expresarlo pierde fuerza y se debilita. No mas deseos suicidas, no mas lesbianismo en mi vida. Fui liberada de todo espíritu de opresión que habia venido a mi vida a destruirme, corté toda relación de pecado que tenia, vi como poco a poco Dios me iba sacando del hoyo tan oscuro y profundo en el cual estaba sumergida.

Ha habido realmente un cambio en mi ser y todo lo que he alcanzado hasta ahora es para la Gloria de Dios.
Finalizo este curso con una consciencia completamente diferente a como lo inicié, aprendí a conocer mis zonas de peligro e identificar situaciones o cosas que me producen tentación. Cuando llega un pensamiento o un recuerdo no me quedo meditando en lo que ya pasó y castigandome por lo ocurrido, sino que inmediatamente acudo a la Palabra de Dios y reprendo el pensamiento y lo suplanto por una verdad de Dios.

Entendí que por muchos años habia estado creyendo mentiras de satanás que no me permitían creer en la verdad infalible que es la Palabra de Dios. Este caminar ha sido dificil, han habido momentos de incomodidad, de tristeza, de soledad pero jamas he estado sola. Aprendí a conocer al Consolador quien es el Espiritu Santo y con quien puedo enfrentar cualquier situación, porque Él me da el poder para hacerlo (Filipenses 4:13). No conocía lo que era ser libre y caminar en libertad, pero ahora puedo experimentar una paz que es inigualable.

Han habido cambios en mi forma de hablar, en mi manera de ver a las personas, ya no paso juzgando o señalando a los demás, sino mas bien veo la Gracia de Dios desbordándose de amor por todos así como lo ha hecho conmigo. Todo miedo, toda verguenza, toda lujuria, todo pensamiento de doble sentido, toda mentira, toda falta de perdon se ha ido de mi vida durante este proceso. Hoy puedo decir que soy verdaderamente libre porque conocí la verdad que es Cristo y de ahora en adelante expongo mi vida, mi testimonio y todo lo que Dios ha hecho en mí para para su Gloria y Honra. Estoy Feliz.

2017-08-17T12:32:47+00:0027 junio, 2017|
¿Necesitas Ayuda para ser libre del pecado sexual?
Inscríbete hoy en nuestro programa de consejería en línea.
Empieza haciendo clic aquí