Hola! Mi vida estaba en un estado de abismo en el cual lo único que veía era pornografía, era en lo único que pensaba todos los días. Después empecé a curiosear sobre el sexo opuesto, al punto en que deseaba solo a las mujeres. Llegué incluso a mentirle a toda persona que estaba a mi alrededor, familia y amigos.

Deseaba siempre estar sola ya que eran los momentos que veía pornografía y me masturbaba, pero un día como cualquier otro, mi corazón se empezó a destrozar ya que quería algo diferente. Ya no deseaba seguir mas en esa vida de pecado y decidí pedirle ayuda a Dios y me envió a una amiga la cual me habló de este curso. Cuando lo empecé dije espero poder terminarlo y que por fin sea libre de todo esto, pero al llegar a la lección 35 lo dejé tirado y volví a mi rutina de pecado.

Esta vez vino con mas fuerza que antes y todo empezó a ir en picada, cuando ya Dios me volvió a confrontar, regresé donde mi amiga para retomar el curso y ahí Dios me enseñó tantas maravillas que no puedo explicar. Todos los días que hablaba con El podía sentir que Dios estaba conmigo, que El me daba fuerzas para no caer en la tentación.

Me enseñó lo mas importante que fue amarme tal y como soy, que El me ama con mis fallas, que a El le gusta que seamos sinceros. Luego de terminar este curso me siento feliz, pero también me saltan dudas, creo que es algo normal. Ahora tengo una rutina mas agradable, me levanto todos los días a hablar con Dios, hacer mi devocional, leer la palabra 3 veces al día, cuando no lo hago mi espíritu se siente decaído , y me recuerda siempre dar gracias a Dios por todo lo bello que el ha hecho por mi.