MILAIDA V.

//MILAIDA V.

Esta es la segunda ocasión que tomo el curso, la primera vez que tuve conocimiento del ministerio lo tomé con la idea de estar preparándome para la muerte, mi condición de salud estaba deteriorada, así que decidí prepararme y buscar ayuda. No creí que Dios tuviese planes para mí, así que la primera vez fui confrontada con los secretos, a medida que avanzó el tiempo y el curso mi salud fue mejorando y al terminar el curso creí haber vencido todo obstáculo. Olvidé completamente colocar cosas nuevas en mi corazón y empecé a descuidar mi relación con Dios, lo cual me volvió al mismo punto en el que me encontraba de vacío. Comprendo ahora la importancia de una vida devocional y la rendición de cuentas.

No ha sido fácil comprender que el propósito que Dios tiene para mí es que sea una de sus hijas, que viva con la completa seguridad de su amor en todo momento. Este curso me ha llevado paso a paso a aceptarlo, también he aprendido a aceptar mi responsabilidad en cada decisión. El tema de la confianza en Dios ha sido todo un reto, pero día a día Él me muestra su amor.

Actualmente he podido incorporarme a nuevos círculos de amigos y ha ser honesta respecto a quién soy como persona.

Uno de mis versículos de diario que me alienta a seguir es: Salmos 51:10 “Crea en mí oh Dios un corazón limpio, y renueva un espíritu recto dentro de mí”.

Creo que soy parte de un proceso continuo y ya no me enfoco en la perfección, mi meta está en Salmos 40:1-2 “Yo confié sinceramente en el Señor y él escuchó mi oración. El Señor me sacó del pozo de la destrucción, me sacó del barro y del lodo, me puso los pies en la roca, en tierra firme, donde puedo andar con seguridad”.

2019-01-07T11:50:10+00:007 enero, 2019|
¿Necesitas Ayuda para ser libre del pecado sexual?
Inscríbete hoy en nuestro programa de consejería en línea.
Empieza haciendo clic aquí