MARICELA F.

//MARICELA F.

Por mucho tiempo viví esclavizada al pecado, el enemigo me habia hecho creer que no tenia valor como mujer. Mi corazón estaba lleno de mentira, orgullo y mucha envidia. Viví tras las rejas de mi pecado y no encontraba la salida. Estaba tan llena de odio y rencor que no podia amarme como mujer y por la misma razon no podia amar a los que me rodeaban.

Por mucho tiempo busqué la felicidad en las personas equivocadas y lo unico que recibí fue dolor y sufrimiento. Decidí buscar la libertad, sabía que solo Jesus podia dármela. Al principio no fue fácil, por el hecho de recordar mi doloroso pasado y la desobediencia y amargura que había en mi.

Por la rebeldía que había en mi corazón creí que nunca dejaría la pornografia o el pecado sexual que me habia atado durante mucho tiempo. Mientras mas buscaba de Dios empecé a experimentar un amor que desconocia, un amor sobrenatural que solo Dios podia darmelo.

Poco a poco Dios sacó el pecado que moraba en mi y cada dia he aprendido a vivir conforme a la voluntad de Dios. Hoy experimento una felicidad que antes no tenia y agradezco a Dios por eso. Se que he sido libre para vivir apasionada por Dios y con el deseo de vivir para su Gloria.

2018-05-16T10:05:14+00:0016 mayo, 2018|
¿Necesitas Ayuda para ser libre del pecado sexual?
Inscríbete hoy en nuestro programa de consejería en línea.
Empieza haciendo clic aquí