LIDIA

Nací y crecí en una familia cristiana, siempre asistiendo a la iglesia, sirviendo siempre, pero sin sentir una verdadera necesidad de estar cerca de Dios, y depender siempre de El.

Me casé muy joven, creo que sin pedir mucha dirección de Dios, por lo que considero que mi matrimonio fue un fracaso, desde el inicio. Me involucré en pecado sexual y pornografia, hasta que mi esposo falleció, y pensé que todo el pecado había muerto en mi también. Nunca pensé en pedirle perdón a Dios, ni confesarlo, con el pretexto que fue “involuntariamente” por complacer a mi esposo, y que nunca mas sucedería.

Después de muchos años, me di cuenta que eso fue un grave error, pues la semilla del pecado había quedado sembrada en mi vida, solo esperando la oportunidad para germinar, y ciertamente eso fue lo que sucedió.
Abuse conscientemente de la abundante Gracia de Dios, dando lugar a relaciones desordenadas, descuidando mi lectura Biblica, alejándome cada vez mas de su protección, hasta que toque fondo. Desconocia totalmente la necesidad de una Compañera de Responsabilidad, de la necesidad de un arrepentimiento genuino, previo a confesar abiertamente todo pecado, hasta que Dios permitió que tuviera un pequeño incidente, provocando varias fracturas en los pies.

Alli el Señor me hizo recordar la oracion el Rey David “Mientras cayé, envejecieron mis huesos” y eso era exactamente lo que me habia pasado. Alli en la cama, escuché por primera vez del Ministerio Libres en Cristo, e inmediatamente decidi pedir ayuda, con mucha pena y verguenza (que ahora comprendo venian del enemigo) pero me armé de valor, e inicié el Curso de Vision Clara.

He aprendido que antes de confesar, es importantísimo un arrepentimiento genuino, contar con una Compañera de Responsabilidad para que me acompañe en este proceso, y me ayude a levantarme cuando tropiece. Pero lo mas relevante que he aprendido es a no descuidar mi tiempo devocional diario, a mantenerme agarrada de la Mano de Dios, a no soltarme ni un momento. Y que puedo ir limpiando mi mente y corazón de todo el pecado y las imágenes que un dia deje entrar, leyendo y meditando en Su Palabra, que es como agua Viva y fresca para mi!!!!

Siento que debo hablar a otras mujeres de que hay perdón por la Sangre de Cristo, y que pueden encontrar libertad Pura, al acercarse a El y pedir ayuda! (esto no es señal de debilidad!) El ayudar a otras mujeres que necesitan ser restauradas, me da la oportunidad de estar mas agradecida, pues verdaderamente Él me saco del lodo cenagoso, me libró del lazo del cazador, y eso me dá motivos para vivir agradecida con Él.

2017-10-10T10:01:37+00:00 10 octubre, 2017|
¿Necesitas Ayuda para ser libre del pecado sexual?
Inscríbete hoy en nuestro programa de consejería en línea.
Empieza haciendo clic aquí