En mi adolescencia me involucré en la masturbacion y la pornografia, lo cual consideraba natural y nunca lo habia considerado como un pecado. A los pocos años antes de ser mayor de edad me involucré en la fornicacion, y asi seguí mi vida en mi juventud, porque fue la escuela que recibí de mis ancestros y ambiente en el que crecí. Pocos años antes de llegar a los 30 me casé y con esto obviamente disminuyeron las masturbaciones y la pornografia, y pasaron aproximadamente 3 años hasta que falleció un ser muy querido que me deprimió bastante y volví a caer pero ahora en adulterio. Asi continué viviendo aunque eventual o por epocas en adulterio.

Con los años me convertí en cristiano evangélico y creí que iba a dejar de ser infiel pero solo fue por pocos años y luego volví a caer en adulterio de nuevo. Solo que cada vez que caía era una lucha interna mas fuerte conmigo mismo, y luego por circunstancias economicas mi matrimonio se disolvió, aunque luché porque no se disolviera pero todo lo que hice fue en vano y empecé a vivir solo. Al estar solo volví mas intensamente a la masturbacion y la fornicación, pero me sentía mal y empecé a buscar ayuda en varios sitios en internet hasta que encontré un sitio similar a Libres en Cristo y fue ahí donde comprendí que era pecado tambien la masturbacion.

La verdad nunca crei que uno pudiera abstenerse por mucho tiempo, pero solo llegué a la mitad del curso y lo dejé. Y asi pasó un buen tiempo hasta que encontré el curso de Libres en Cristo y logré terminarlo. Le doy la honra y la gloria a Dios porque sin Él y todo el apoyo de mi mentor y todos los que hicieron posible este sitio no lo hubiera logrado hasta concluirlo. Y se que tendré que seguir luchando contra todas las tentaciones por el resto de mi vida y tengo la fe que Dios me protejerá y me defenderá de mis enemigos materiales y espirituales hasta el ultimo aliento de mi vida, leyendo la palabra de Dios y orando constantemente sin cesar. Amen.