Por muchos años viví una vida de pecado por el consumo de pornografia. Estuve completamente contaminado por ese pecado lo cual me llevó a hacer cosas peores como: pagar por sexo. Así viví una doble vida por muchos años engañando a mi familia y amigos en la iglesia, pero en mi interior estaba completamente cegado por el pecado.

Traté por mis propios medios salir de ese mundo de perdición pero no logré. Lo más terrible estaba por llegar, después de casi 6 años de matrimonio le fui infiel a mi esposa pero estuve tan cegado y contaminado por el pecado que ni siquiera tuve ese cargo de conciencia. Pero conforme pasó el tiempo de alguna manera DIOS me comenzó a hablar y fué en un concierto cristiano que el SEÑOR me tocó y comenzó a despojarme de mis ataduras.

Eso fue sólo el inicio de mi restauración. Mi hermano ma habló acerca de este curso que ha sido de gran bendición para mi vida. Una de las cosas más importantes que he aprendido durante este curso ha sido el arrepentimiento sincero y humilde, tuve que pedir perdón a mi esposa y después de tres meses recibí su perdón y nuestro matrimonio fue restaurado y renovado.

Al completar este curso de 60 días me siento completamente en paz y en libertad y uno de los cambios ha sido de poder mejorar mi vida de oración y de comunión con DIOS.

Me siento tan afortunado de poder tener una nueva oportunidad que el SEÑOR me ha dado a través de mi matrimonio. No hay nada más hermoso que vivir el libertad.