HECTOR O.

Por 21 años fui presa de las mentiras del enemigo, en la cual la masturbación y luego una adicción a prostitutas me alejaba de todo entendimiento y diseño que Dios dejó para mi. Durante mucho tiempo estuve fuera de conocimientos y lineamientos Cristianos, crecí en un hogar quebrado, con un padre ausente, adicto y que golpeaba a mi madre, por lo que la validación masculina fue un anhelo nada mas y esa falta de validación sembraron dudas que hicieron que creara una tendencia a la promiscuidad.

A pesar de lo bajo que había caído formé una familia, me casé y tuve un hijo, que fueron fundamentales para que empezara en mí la necesidad de buscar de Dios. Por lo que empecé a asistir a la iglesia e involucrarme y fue allí donde aprendiendo sobre mi corazón y mis deseos centrales busqué un mentor que me habló sobre Libres en Cristo.

Durante mi proceso aprendí cosas que han hecho diferente y fortalecido mis pasos, el tener la motivación correcta para buscar la gloria de Jesucristo, reconocer que solo con mis fuerzas no es suficiente y que el arrepentimiento genuino viene de la mano con la confesión. Santiago 5:16 dice “Confiesen sus pecados unos a otros, y oren unos por otros, para que sean sanados.”

Esto fue un parte-aguas en mi proceso, muy duro pero que trajo una libertad que no conocía. Le confesé a mi esposa y mentor todos mis pecados secretos y obtuve misericordia, ademas que entendí el sacrifico que Jesús tuvo por mi en la cruz y el significado de su sangre. El saber que soy su hijo, que me ama como nadie y que me buscó en los lugares mas terribles por mi, genera en mi corazón la necesidad de hablar de esto para decirte que sea lo que sea que estas pasando aun que creas que estas tan sumergido y que no hay como salir te digo con potestad que si se puede, por que somos hijos del Rey, el vino a darnos vida.

Efesios 2:1 dice “Y El les dio vida a ustedes, que estaban muertos a causa de sus delitos y pecados” y libertad Proverbios 28:13 dice “El que encubre sus pecados no prosperará; Mas el que los confiesa y se aparta alcanzará misericordia!!” y esa vida, libertad y misericordia nos brindan un propósito de vida mucho mas profundo que el que hayamos tenido hasta ahora.

Hoy puedo decirte que disfruto del conocimiento que brinda Jesús, la relación con el Espíritu Santo que día a día me da fortaleza y poder ver a mi esposa a los ojos con amor real es únicamente por gracia de Dios. y Si, soy libre en Cristo de pecado sexual!

2019-01-07T11:43:35+00:007 enero, 2019|
¿Necesitas Ayuda para ser libre del pecado sexual?
Inscríbete hoy en nuestro programa de consejería en línea.
Empieza haciendo clic aquí