El año 2017, fue un año de lucha para dejar el pecado sexual. Estaba enviciado con el consumo de pornografia. Todo esto empezó desde los 7 años, donde fui inducido a tener relaciones sexuales por mi primo mayor que me llevaba 7 años de diferencia . El venia teniendo relaciones con su hermana y me incluyeron a mi en esa practica incestuosa. Debo señalar que su hermana era de mi edad y tambien resultó siendo victima de este primo.

De ahi en adelante, la pornografia , estaba por los lugares donde me movilizaba, en el colegio, en la oficina de mi papa, luego vinieron las peliculas en el cine, los videos, y llegamos al internet, donde el acceso era cada vez mas facil.
Mi juventud tambien fue de muchas luchas contra el pecado sexual, hice mucho daño a mujeres que hice ilusionar , y solo buscaba tener sexo.

Mi vida de casado tambien tuvo como piedra de tropiezo la pornografia y la infidelidad, no tenia cuando acabar. Solo cuando conocí a Jesucristo como Señor y Salvador, tuve un cargo de conciencia mayor, el Espiritu Santo me llamaba a buscar ayuda. Fue entonces que pedí perdon a mi esposa por la infidelidad cometida y le conté sobre el pecado sexual del cual no podia salir. Ella me perdonó y me recomendó buscar ayuda para salir del pecado sexual, caminé algun tiempo en abstinencia pero luego caia nuevamente.

Hasta que llegué a la pagina de Libres en Cristo,  realicé un curso de 60 dias, pero lo hice mas por compromiso y sentí que no lo aproveché como hubiese querido.

Nuevamente intenté este año realizar el curso de Libres en Cristo y siento que he podido comprender mejor lo que es el arrepentimiento genuino, el caminar en santidad, vivir dependiendo de Dios diariamente. Por lo que les doy las gracias, siento que no estoy solo luchando por mi libertad, tenemos a Dios actuando a traves de diferentes personas y verdaderos discipulos como los de Libres en Cristo.