DIEGO H.

Desde pequeño siempre habia luchado con el homosexualismo, y habia tenido que sufrir en silencio por ello. Por años pensé que Dios no me amaba , que mi destino era el infierno, que no tenía esperanza de ser la persona que Dios quería. La pornografia me había robado mi inocencia, mi vida profesional y más. Estaba mal por qué aparentaba ser un joven santo pero adentro sabía que no era así.

Por medio de Facebook me enteré de este programa y me llamó mucho la atención. Después de meses , decidí pedir ayuda y empezar el curso. Inicié con indiferencia pero poco a poco pude entender, comprender e identificarme; y en base a las enseñanzas, poco a poco empecé a accionar. Comprendí que toda la gloria debe ser para Él y no para exaltarse a uno mismo. Esto trajo conflicto en mí por qué estaba buscando la libertad para exaltarme a mí mismo y no a él.

Dios ha estado cambiando mi mentalidad y mi corazón de muchas mentiras que había pensando de él y de mí mismo. Pude conectarme otra vez con el , sabiendo de que él me ama y que tengo que seguirlo a pesar de mis debilidades. Ahora cada día tengo esa confianza de que Dios está conmigo y me ama a pesar de cómo soy. Que cada día voy a tener que luchar conmigo mismo para ser santo y enfrentarme a las tentaciones.

Se que Dios todavía tiene mucho que renovar en mi corazón y en mi mente, pero Dios me tiene en sus manos y cualquiera lo puede estar si reconocemos su autoridad y dependemos totalmente de él.

2017-12-13T12:42:03+00:00 13 diciembre, 2017|
¿Necesitas Ayuda para ser libre del pecado sexual?
Inscríbete hoy en nuestro programa de consejería en línea.
Empieza haciendo clic aquí