Desde pequeño cuando tenia 7 años de edad empecé a mirar pornografia. Lo cual me llevó a no tener conciencia de valorar a la mujer como vaso fragil y verla como un objeto para mi satisfacción y a la vez en un deseo incontrolable de masturbacion que con los años me llevó a utilizar a muchas mujeres y causarles daño.

Pedí ayuda a una amiga que conocia de años atras la cual es cristiana, yo no lo fui hasta hace 4 años que recibi a Jesucristo como mi Señor y Salvador. La llamé porque tuve un episodio de brujeria con una de las mujeres que estuve , mi amiga me contactó con el pastor de su iglesia y gracias a la obra de Jesus fuí liberado de esa embrujo. Y ahí empezó mi proceso de cambio y entendimiento que solo a travez de Jesucristo sabía podia dejar mis adicciones sexuales como efectivamente lo hizo y con la ayuda de este curso.

Debo agradecer en especial a Adrian Mendoza mi mentor durante este proceso, fue como un hermano para ver que todo esto es para la Gloria de Dios y que con su palabra es que podemos luchar y ganar esta batalla. Yo pensé durante casi 36 años que sería imposible erradicar eso de mi vida , pero gracias Jesucristo que me liberó de estas cadenas y me hizo libre. Empecé una relacion directa con la Trinidad.

Padre, Hijo y Espíritu Santo han cambiado mi vida completamente. Entendí que habian raíces de ira, de falta de autoestima y hasta cadenas generacionales que venian sometiéndome. Pero hasta que Jesucristo llegó a reinar en mi vida hoy vivo una vida plena en El, donde mi gozo no viene del mundo sino de saber que lo tengo a El en mi corazon y sentirme libre de cualquier yugo o mentira del pasado .

Le doy gracias a Dios y a este ministerio por ayudarme a salir de esto y aprender que con Jesucristo soy mas que vencedor. Muchas gracias.