Soy la tercera hija de cuatro hermanos, desde los 15 años decidí buscar de Dios, realmente asistía sola a la iglesia a la cuál me congrego, siempre luché con el hecho de que a mi familia le molestaba que me fuera los domingos, Dios me ayudó en esa parte.

Al tener 17 años una persona llegó a mi vida y empecé a luchar con la masturbación y la pornografía, sin embargo seguía sirviendo en uno de los ministerios, estaba llevando una doble vida y sin darme cuenta esto afecto mi relación con Dios, con mi familia y amigos. Un domingo durante una predica recuerdo muy bien que no paraba de llorar y que sentía que no era digna de estar escuchando de su Palabra y al terminar el servicio me dirige a la oficina de mi pastora a la cual le confesé que ya no podía mas, que necesitaba sanar mucho mi corazón y ella me recibió con mucho amor y me dijo saldrás de esto.

La pastora me habló de Libres en Cristo a lo cual accedí, inicie mi curso y me asignaron a mi mentora quien se congrega en la misma iglesia. Dios me perdonó y lo pude sentir ya que no había nada mas increíble que encontrar paz y ese abrazo que tanto necesitaba. Me perdoné y perdone a los que me hicieron daño, me hizo libre de todo lo que yo creí que nunca podría salir, me transformó de una manera increíble, muchas personas se acercaron y expresaron que había cambiando, que era notorio.

Yo solo puedo decir que todo es Gloria a mi Padre que esta en los cielos, que su misericordia ha sido grande, me ha regalado muchos dones y talentos, Él ha sido tan fiel y bondadoso. Lo único que puedo expresar es que su amor por mi es infinito, sus bendiciones han sido sobre abundantes, no hay poder mas grande que el de mi Dios, pude sentir como luego de estar en tinieblas Él me tomó con su mano y alumbró mi camino y que cada paso que doy es junto a Él.

Me ha hecho libre y me ha usado de una manera increíble, muchas veces tuve temor pero El siempre me acompañó con una palabra para confirmar que debo seguir avanzando y estoy segura que asi como lo ha hecho conmigo lo podra hacer contigo. No es un proceso en el cual en un día todo cambiará pero debemos ser constantes y buscar ser santos como él, me siento libre y puedo caminar en paz. Mi libertad no es negociable, alejarme de lo que me puede tentar es lo mejor que he hecho. Dios te da la fortaleza y la seguridad para seguir rompiendo con todo aquello que se ponga en tu camino. El es un Dios perfecto que llama a sus hijos no importa lo que hayas hecho, El siempre está con los brazos abiertos, esperando por su hijo amado al que el ha escogido, al que el conoce desde antes de que estuviese en el vientre de su madre, que su poder te acompaña, que el va delante de ti, el deja a las demás ovejas por ir a buscarte a ti, a nosotros los perdidos y créeme que el perdón de Dios es lo mejor que puede pasarte al sentirte en tanta paz.

He aquí que somos hechos nuevos e iremos a impactar mas vidas y que todo lo que hacemos es para su Gloria y que si lo decides es para siempre estar alegres y hacer fiesta por la transformación que Dios ha hecho. Actualmente sirvo en el ministerio infantil, he sido bendecida al ser usada por Dios y en el ministerio de alabanza en el cual estoy iniciando que es uno de mis anhelos mas grandes. Busco ser agradable para el, con mis acciones y pensamientos, todo lo que ahora soy es gracias a Él, a mi Rey y único poderoso en todo lugar, todo ha sido gracias a su maravilloso poder.