ALAN

Ahora después de 59 días, tengo bien claro los propósitos de Dios para mi vida, con fundamento para derribar toda altivez y fortaleza del enemigo.

 

 

Recuerdo que desde los 8 años más o menos fue que tuve las primeras embarradas con la pornografía y la masturbación. Cuando era pequeño en donde vivía convivía con personas adultas que hablaban sobre esto. Y la pornografía empezó a entrar en mi vida una vez que fui a visitar a una tía y allí tenia TV por cable y ellos estaban viendo pornografía y se reían de mi ignorancia. Así fue como me fui involucrando en esta área, yo esperaba el fin de año para ir a esa casa para “visitar” pero era solo por ir tener acceso a la pornografía.

Luego empecé a tener un vicio de masturbación. De adolescente con mis compañeros ya ni vergüenza tenia, hablando de cosas más sucias e inmorales que la Biblia dice que hasta vergonzoso es hablar es ellas. Como adolescente, mi vida iba de mal en peor, por fuera todo un buen muchacho, pero por dentro mis huesos se corrompían a causa del pecado. Ya ese vicio era casi diario, Intentaba dejarlo y cuando iba a la iglesia a pedirle perdón a Dios todo era sin resultados aparentemente. Pero luego de eso, empecé a tener acceso al Internet cuando tenía como 15 años y visitaba los café Internet para contaminarme. Mi corazón hablaba solo de su abundancia, y qué era eso? Solo inmoralidad sexual, morbosidad, malicia. Fue así como aparentaba una cosa en la iglesia y en mi casa.

Me bauticé a los 17 años, y recuerdo que no lo quería hacer por lo mismo. Ya con privilegios hasta de predicar y cada vez que tenía que hacer algo en la iglesia me sentía re-mal, porque yo sabía muy bien que estaba atado a la pornografía y masturbación.

Antes de pasar la prueba final de natación recuerdo que durante el entreno me propuse no masturbarme para que no afectara mi rendimiento, pase como unos 4 o 5 meses alejado, pero como sólo fue un intento humano, a beneficio de mi mismo, volví a caer en lo mismo.

Cuando salí de estudiar el Diversificado, Dios me dio el privilegio de servirle en el liderazgo de jóvenes, no quería, pasaron casi dos años y yo con el cargo de líder, vivía todos los días con la desesperación de salir del pecado. Empecé a buscar artículos en Internet y predicas sobre el asunto. Fue hasta que me rendí delante de la presencia de Dios diciéndole que ya no podía más y le dije a Dios, cómo era posible que me tuviera con líder sabiendo muy bien mi situación y le dije que así ya no quería seguir. Dios empezó a obrar en mí, empecé a dejar de ver pornografía, ya no visitaba el Internet para entrar en Chats, solo iba a ver correo y salía. Pasaron dos años y mi vida cambio rotundamente, sin masturbación y pornografía directamente. Yo empecé a tomar otro estilo de vida, me sentía bien, gracias a Dios, estaba viendo los cambios rotundos en mi vida y como Dios me estaba dando de su Palabra y fortaleza. Pero al asistir a una convención de líderes conocí el Ministerio Libres en Cristo, y me impactó lo que allí dijeron y eso me confrontó. Pero ya había en mi un conformismo y luego mi hermano ingresa a Libres en Cristo, y me cuenta su testimonio, me motivaba a seguir el curso de Libertad Pura, pero no quería porque me yo me decía que para qué si Dios ya me había sacado de ese problema. Pero había miedo en mi, miedo al fracasó, al caer nuevamente, y era porque no había fundamente de la Palabra de Dios, para destruir las armas del enemigo.

Cuando ingresé al curso, Dios me empezó a confrontar, a humillarme y confortarme con cada Palabra, yo creía ser libre pero todavía había rescoldos en mi que no me dejaban vivir en santidad. Ahora después de 59 días, tengo bien claro los propósitos de Dios para mi vida, con fundamento para derribar toda altivez y fortaleza del enemigo. Ahora sí me puedo declarar libre, porque he conocido la verdad en la Palabra de Dios a través de cada lección, porque ahora vivo en santidad para Cristo y puedo ayudar a otros adolescentes y jóvenes solteros o casados, que piensan que están condenados a vivir en pecado por serlo.

Para vivir en santidad no hay edad ni niveles de hormonas, lo que si tiene que haber es un corazón contrito y humillado. Le doy gracias a Dios porqué el me sacó del lodo, y me dio de su linaje, para la Gloria de su Nombre. Gracias a Dios por el ministerio de Libres en Cristo y SCF. Espero que Dios esté obrando hoy en tu vida así como lo vive haciendo en la mía. Dios te Bendiga.

2017-07-25T14:57:19+00:008 junio, 2011|
¿Necesitas Ayuda para ser libre del pecado sexual?
Inscríbete hoy en nuestro programa de consejería en línea.
Empieza haciendo clic aquí