JOAN

Hoy puedo decir que me siento en libertad y que esto es solo el comienzo de la obra que Dios ha prometido terminar. 

 

Desde que tengo uso de razón he sentido atracción al mismo sexo. A la edad de los 12 años no quería sentir más este deseo hacia el mismo, sin embargo no creía que el Señor sería capaz de ayudarme con esto. Años después entré por la brecha de la pornografía por Internet y me autosatisfacía constantemente. Años más tarde seguía complaciendo mis deseos carnales.

Cuando comencé a trabajar, me involucré de una manera más activa en la vida homosexual. Siempre anhelaba tener una pareja en el ambiente debido a que pensaba que esto era lo que me podía llenar. Tuve un vacío existencial que ninguna relación sexual pudo llenar nunca. En mi trabajo, me sentía atraído por un amigo muy cercano, era muy fuerte la atracción por esta persona. Sin embargo, me sentía increíblemente mal porque no quería sentir más que una amistad por la persona que me estaba atrayendo sexualmente.

El Señor me trajo salvación y desde ese momento mi vida comenzó a cambiar. Al poco tiempo de estar en el camino sentí como Dios me estaba ayudando con lo que sentía hacia mi compañero. Luego ya lo veía como una persona normal. Sin embargo, el no estar atraído por él no era lo único que el Señor quería para mí, me quería mostrar muchas cosas más.

Conocí el curso de 60 días a través de Exodus Latinoamérica. Y Todo ha cambiado en mi vida, puedo ver de una manera más clara lo voluntad de mi Señor y de cómo Él puede saciar mi sed. Como dice en Génesis 18:14 ¿Hay alguna cosa imposible para Dios?.. Pues le digo que no hay nada imposible, si depositamos nuestra confianza en Él.

Hoy puedo decir que me siento en libertad y que esto es solo el comienzo de la obra que Dios ha prometido terminar.

2016-10-16T19:46:17+00:00 13 Junio, 2012|
¿Necesitas Ayuda para ser libre del pecado sexual?
Inscríbete hoy en nuestro programa de consejería en línea.
Empieza haciendo clic aquí